/* inicio scripts */ /* fin scripts */
Loading

Algunas conclusiones respecto a la inundacion de Santa Fe en el 2003

☼1☼ La inundación de la ciudad de Santa Fé fue producida por un complejo proceso natural que incluyen condiciones de contorno de tipo climático-hidrológico en el largo plazo y dos procesos meteorológicos regionales que ocurrieron en los días 17 y 23-24 de abril.
En el proceso climático de largo plazo estuvo presente, una elevada y persistente anomalía
de temperatura del mar en la costa de Brasil, con humedad advectada sobre la llanura Argentina. Otros factores pueden haber sido de menor orden de importancia.
La inundación ocurrió sobre la fase final de un período lluvioso que colmató de agua los suelos, e inundó previamente al Norte de la cuenca del río Salado del Norte (Norte de Santa Fé y Sur de Chaco).
Dos situaciones meteorológicas que generaron lluvias de gran volumen sobre la cuenca, una en la superior (el 17 de abril) y otra en la inferior (el 23-24 de abril) produciendo una
onda de crecida de grandes proporciones que concurrieron sobre la ciudad de Santa Fé.
La primer situación meteorológica se trató de una ciclogénesis profunda de corto tiempo de duración que produjo el mayor volumen de agua caída sobre la cuenca superior del río y donde el vapor de agua se advectó sobre ésta en forma convergente. La segunda situación más extendida en el tiempo y de menor área, se trató de una persistente confluencia de aire tropical y Polar húmedos sobre la cuenca inferior del río, generando precipitaciones de gran volumen en el momento en que supuestamente la primer onda de crecida pasaba por el lugar.
Durante el segundo proceso meteorológico la persistencia de humedad en el trópico Argentino estuvo asociada a una fase positiva de una onda MJO de más de 10 días, lo que muestra la importancia de este proceso en la previsión intraestacional.

☼2☼Alturas del rio Salado
La Ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz se encontraba parcialmente protegida ante
las eventuales inundaciones del río Salado y del Paraná Medio a través de
terraplenes: de la autopista de Circunvalación Oeste con una altura de 9 m (en
promedio) y por la Avda. Mar Argentino. El primero estaba concluido en sus
tramos I y II; faltaba el III. Si bien el emplazamiento de la Ciudad es de interfluvio,
las medidas estructurales concretadas (y las inconclusas) permitieron la
inundación y anegamiento de gran parte del sector Oeste afectando a todos los
asentamientos poblacionales localizados en el lecho de inundación (ordinario y
extraordinario) natural del río Salado. Por otra parte, el acumulado de
precipitaciones al 23-04-03 alcanzó 152 mm afectando a las poblaciones de las
vecinales del cordón Oeste. El INALI (Instituto Nacional de Limnología) registró, en
Santo Tomé, una altura de 5.01 m (25/04/03) del río Salado señalando un
crecimiento de 13 cm respecto al día anterior.
En la madrugada del 28/04, el agua ingresaba en la planta urbana de Recreo y en
las Vecinales del margen oeste de la Ciudad de Santa Fe. El río Salado registraba
5.86 m de altura del Salado (INALI) (aumento de 0.54 m en 24 horas y marca
superior en más de 1 m respecto a abril de 2002) creciendo a 2 cm/hs con una
velocidad de 2.50 m/s (la media normal es de 0.60 m/s). El 29/04 la Ciudad y su
zona de influencia se involucraron en un común denominador: la desolación. Los
Centros de Evacuados crecieron al ritmo inusitado e improvisado según la llegada
de contingentes. El Comité de Emergencia Hídrica informaba que el 30% de la
superficie de la Ciudad estaba anegada y se calculaban más de 50.000 afectados
en el Oeste y Norte de la Ciudad. Se estima que, en horas de la tarde (16:00 hs),
en la escala hidrométrica instalada en RP 70 (entre Esperanza y Recreo) se
produce el máximo nivel de las aguas: 7.89 m, 0.70 m por sobre el máximo de
crecida alcanzado en 1973 (DPOH, Santa Fe).
El 30/04, la escala misma escala indicaba una diferencia de centímetro respecto al
día anterior: 7.88 m, cifra reveladora de la culminación de la cima de crecida. El
01/05/03 el río Salado registraba un descenso de 0.10 m; el agua retrocedió
alrededor de 200 m en varios sectores del sudoeste de la Ciudad. Ello fue posible
debido a la apertura de 7 brechas.

☼3☼
Si bien no existe un límite definido, convencionalmente se considera como cuenca inferior del Río Salado al área que se desarrolla en territorio santafesino, con una superficie de 30.000 km2, cuando el río ingresa a la provincia de Santa Fe a la altura de la ciudad de Tostado.
El escurrimiento en la cuenca inferior se compone de los aportes provenientes de la cuenca media que son de baja significación, de los aportes del río Calchaqui y de los excesos de lluvia en las subcuencas de margen derecha. De los principales afluentes laterales si bien no son tan significativos en términos relativos a los aportados por el Calchaquí se caracterizan por ser muy discontinuos e irregulares, concentrando en breves periodos de tiempo picos de crecida de variada magnitud. La incidencia de estos dependerá en definitiva del estado en que se encuentre el propio río Salado en el tramo en que recibe estos aportes.


La Provincia de Santa Fe pasó de un gradiente de las precipitaciones medias anuales en el sentido Este-Oeste, de 1100 mm a 800 mm para el período 1941/1970 a un gradiente de 1200 mm a 900 mm para el período 1971/2000, originando una transición desde un clima sub-húmedo en las zonas oriental y central a semiárido en el límite occidental.
Las precipitaciones, además, presentan una importante irregularidad temporal, dando lugar a la alternancia de períodos hídricos secos, normales y húmedos. Durante parte de la década del ’40 y la década del ’50 se registraron períodos secos, mientras que a partir de la década del '70, se observa un período húmedo prácticamente continuo hasta la actualidad.
El caudal medio anual del río Salado en la Ruta Prov. Nº 70 es de 133,7 m3/s para toda la serie disponible (1954-2002), pero aumenta a 176,4 m3/s si se adopta la serie 1971-2002. La distribución de los caudales mensuales muestra que los máximos pueden ser entre seis a diez veces mayores que los promedios.
Desde el punto de vista de las crecidas, la situación más desfavorable se produce ante la superposición de ambos efectos, es decir que ante el paso de una onda de crecida aportada por el Calchaquí se produzcan lluvias intensas en al zona de aportes próxima a desembocadura generando bruscos empuntamientos. Los caudales máximos anuales registrados a partir de 1954, muestran a partir de la década del 70 la aparición de picos muy importantes

La crecida de abril del 2003 se originó por la ocurrencia de lluvias elevadas sobre su cuenca baja, ocurridas principalmente entre los días 22 y 24 de abril del corriente año. Durante esos días, un sistema frontal caliente semiestacionario se ubicó en el centro del litoral argentino (zona norte de Entre Ríos, sur de Corrientes y centro de Santa Fe). Sobre este sistema frontal se formaron núcleos de nubes convectivas, que originaron lluvias de muy alta intensidad. Estas lluvias se produjeron sobre una cuenca baja del río Salado saturada, producto de precipitaciones ocurridas en los meses previos. Este estado de saturación antecedente originó que un importante porcentaje del agua precipitada se convierta en escurrimiento. El caudal máximo se presentó un fuerte empuntamiento, pasando de 700 m3/s a 4000 m3/s en solo siete días.

Afortunadamente, la crecida extraordinaria del río Salado no se superpuso con una crecida del río Paraná, río en el cual desagua, pues ello hubiera agravado aún más la situación.

En conclusión, se puede decir que la vulnerabilidad (desde el punto de vista físico) de la ciudad de Santa Fe está dada por los siguientes factores principales

Su ubicación geográfica entre dos grandes ríos no regulados, con amplios valles de inundación que han sido ocupados por la expansión urbana.

Su topografía local plana con deficiencias para el escurrimiento de los excesos pluviales y con zonas bajas cercanas a los ríos con niveles freáticos cercanos a la superficie del terreno.

La falta de un Plan Urbano y de ordenamiento territorial que tenga en cuenta los factores anteriores.

El desarrollo de obras de infraestructuras viales y de defensas no totalmente compatibilizados y no acordes a los escenarios hídricos cada vez mas extremos que se presentan y la falta de un adecuado plan de operación y mantenimiento de las mismas.

La falta de conciencia de que una zona protegida sigue siendo una zona de riesgo y como consecuencia la falta de medidas no estructurales que complementen a las obras, como la carencia de un sistema de alerta de crecidas del río Salado y consecuentemente la ausencia de un Plan de Contingencias explícito.

Los daños que se producen ante una situación de crecida extraordinaria del Río Salado como la que se produjo, son consecuencia de esta vulnerabilidad natural y antrópica.

Compartir:


Votar:

4 comentarios:

  1. si estos comentarios sobre la inundacion de santa fe lo hubiese tenido cuando curse hidrología seguramente hubiese salido bien en el tercer parcial.......ahora ya es tarde....jajaja

    ResponderEliminar
  2. jaja, posta yo tambien. Pero bueno quizas a alguno le sirve. De ultima esta bueno saberlo.
    Gracias por comentar. Saludos

    ResponderEliminar
  3. LA SITUACION CLIMATICA/HIDROLOGICA/HIDRAULICA PUEDE SER CUALQUIERA, PERO LA VERDAD ES UNA SOLA: SI LA DEFENSA OESTE DE SANTA FE - TRAMO III - HUBIESE ESTADO CONSTRUIDA, LA CIUDAD NO SE INUNDABA.LA OBRA DE DEFENSA SE "INAUGURÓ" OFICIALMENTE....HOY EN DIA - 28/09/09 - SE ENCUENTRA EN CONSTRUCCION EL TRAMO III... ing. civil Guillermo Ferrando / Santa Fe

    ResponderEliminar
  4. cuando puedadn colocan el origen del documento y los autores para que la informacion sea mas creible, asi podra ser utilizada por muchos estudiantes que se encuentran en la fase de investigacion. si tienen algo por ahi. este es mi correo jjccjavier@hotmail.com o jjccjavier@gmail.com

    ResponderEliminar