/* inicio scripts */ /* fin scripts */
Loading

Ensayo de penetracion estandar SPT

El ensayo SPT (Standard Penetration Test) es probablemente el más extendido de los realizados «in situ». En España está normalizado por UNE 103800.

El ensayo no se realiza de forma independiente, sino en el fondo de un sondeo y permite, a la vez que se mide la consistencia del terreno, extraer una muestra del mismo que no puede considerarse inalterada. El tomamuestras tubular es muy robusto, de 51 mm de diámetro exterior y 35 mm interior, con la punta biselada. Para atravesar gravas se emplea una puntaza ciega.

El método consiste en alcanzar la profundidad a la que se va a realizar la prueba, detener la
entubación del sondeo, limpiar el fondo y hacer descender el tomamuestras (cuchara SPT) mediante
el varillaje.

Una vez apoyada la cuchara, se procede a hincarla dejando caer una maza de 63,5 kg sobre la cabeza del varillaje desde una altura de 76 cm. El resultado del ensayo, el índice N, es el número de golpes precisos para profundizar 30 cm. El recuento de golpes se efectúa por tramos de 15 cm, haciendo para ello penetrar la punta un total de 45 cm (aunque es normal llegar a 60 cm). El primer tramo (denominado «penetración de asiento») no se tiene en cuenta; son el segundo (de 15 a 30 cm de profundidad) y el tercero (de 30 a 45 cm) los que intervienen en el resultado, que se expresa como suma de los golpeos en ambos tramos.

En caso de que se alcancen los 50 golpes durante la penetración de asiento, o bien en cualquiera
de los dos siguientes intervalos (segundo y tercero) de 15 cm, se dará por finalizado el ensayo,
al haberse obtenido el denominado «rechazo» en dicha prueba.

En la ejecución del ensayo, que por estar normalizado debe ser repetible e independiente del operador, hay, no obstante, multitud de factores que pueden alterar su resultado. Algunos son susceptibles de incorporarse en coeficientes de corrección, mientras que otros son de «buena práctica». Puede afectar al resultado del ensayo:

• Que la penetración de agua en el fondo del sondeo afloje, por sifonamiento, el terreno.
Debe procurarse que el nivel de agua —o fluido empleado— en el sondeo sea superior al nivel piezométrico en el terreno.

• Una deficiente limpieza del fondo, o bien que la entubación quede demasiado alta con respecto
al fondo o que haya penetrado hasta más abajo del mismo.

• Diferente energía aplicada, por varios motivos:
— Maza de diferente peso, o altura de caída diferente a la normalizada.
— Pérdidas por rozamiento en la caída de la maza.
— Varillaje con distinto peso del estándar, con uniones flojas o desviaciones de la vertical.
— Sufridera y guía defectuosas o descentradas, golpeo excéntrico.

• Tomamuestras deteriorado, de biseles romos, o atascado.

• Excesivo diámetro del sondeo.

• Que un pequeño bolo provoque el rechazo, cuando salvado éste pudiera profundizarse más.

Se han propuesto una serie de factores de corrección para convertir el resultado del ensayo N en
otro «nominal» Nnom, que obtendría un equipo «perfecto», que transmitiese totalmente la energía del golpeo E. No obstante, ya que los SPT «clásicos» realizados conforme a UNE 103800, en los que se basan la mayoría de las correlaciones, tienen una eficiencia E/Enom del orden del 60% la tendencia actual es corregir el ensayo de modo que dé los mismos resultados que un SPT «correctamente ejecutado» con medios clásicos. Es sumamente importante que, al presentar los resultados del ensayo, se especifiquen las características del equipo empleado y qué correcciones se han aplicado, en su caso.

El ensayo SPT está especialmente indicado para suelos granulares, y sus resultados, a través
de las correlaciones pertinentes (basadas en una gran cantidad de datos de campo), permiten estimar la carga de hundimiento de cimentaciones superficiales o profundas, así como estimar asientos, bien directamente, bien por medio de otras correlaciones con el módulo de deformación.

Aunque también existen relaciones empíricas entre los resultados del ensayo y la resistencia
de los suelos cohesivos, deben emplearse con gran prudencia y considerarse simplemente orientativa la información que proporciona el SPT en arcillas y rocas blandas.

En la estimación de cargas de hundimiento de cimentaciones profundas con la punta en formaciones
arenosas calcáreas, especialmente si su origen es orgánico (conchífero, coralino, etc.) los
resultados del SPT podrían quedar del lado de la inseguridad. En estos casos, resulta recomendable emplear criterios adaptados a la experiencia local que sobre tales terrenos pueda existir.




Imprimir







Compartir:


Votar:

2 comentarios:

  1. Muy buena la información... saludos

    ResponderEliminar
  2. No se como ejercer la ingenieria sin consultarlos¡¡¡

    ResponderEliminar